Cómo conseguir una buena iluminación en la cocina

Autor:    Publicado en: Iluminación

Iluminación cocina

La iluminación es uno de los pilares básicos de la decoración en el hogar. Generalmente disponemos de dos tipos de fuentes lumínicas en nuestra casa, la natural y la eléctrica. Para aprovechar la luz natural en la iluminación de nuestra cocina hay que colocar cortinas poco tupidas, que permitan un desplazamiento completo de la tela y una apertura íntegra de la ventana que cubren. Con ello no sólo conseguimos iluminar la cocina de un modo adecuado, sino que favorecemos la salida de humos y la ventilación de los olores.

La segunda opción para la iluminación de esta zona de la casa son las lámparas de cocina, que ofrecen diversas posibilidades en función del uso y la disposición de los muebles y electrodomésticos. En primer lugar, para obtener una iluminación adecuada de la habitación será necesario utilizar una lámpara de techo, ya sea de plafón o colgante. Debido a que esta zona es muy propensa a recibir grasas y gases, es muy aconsejable utilizar materiales como el cristal o el plástico, ya que la tela absorbe la grasa y corre el riesgo de amarillearse enseguida.

Elegida la lámpara de techo, se pueden añadir otras opciones con las que complementar los puntos más utilizados de la cocina. Un aplique direccionado hacia la tabla de corte es una forma perfecta de añadir luz sin que suponga un coste excesivo, pues las bombillas de bajo consumo resultan especialmente efectivas en estos casos. Además de ello, estas bombillas desprenden menos calor que la luz amarilla, favoreciendo un ambiente agradable donde poder realizar labores manuales sin sentirse extenuado. Por último, los focos se pueden redireccionar para variar su enfoque y evitar que resulte cegador, reduciendo con ello las incomodidades y las posibilidades de sufrir un accidente.

Finalmente, se pueden contemplar otras opciones con las que complementar esta iluminación, como añadir una barra lumínica en la campana extractora de humos. Al estar colocada encima de la zona de máximo calor, es importante disponer de la luz adecuada para controlar todos los procesos de cocina, evitando así que se quemen o pasen los alimentos por falta de control. Por último, existen unos apliques más pequeños que los de techo que se colocan atornillados o pegados. Cada uno de ellos dispone de un interruptor propio, de manera que se pueden activar por separado. La instalación resulta especialmente sencilla, ya que funcionan como una lámpara y sólo necesitan una toma de corriente para comenzar a funcionar.




Etiquetas:


Compartir: Comparte este articulo en TwitterTwitter Comparte este articulo en meneme meneame Agregar a tus favoritos de del.icio.us Del.icio.us Agregar a tus favoritos de Technorati Technorati Wikio Wikio

Dejar un comentario